«Nadie había quebrado nunca esas defensas, que llevaban mil años manteniendo a raya a los bárbaros, en la bahía.»
«Podría seguir y seguir, y de eso justo trata la jardinería, de seguir y seguir.»
«Eso es, hemos regresado de entre los muertos.»
«Eso es todo. Ignominia de ignominias, lo noquearon con el puñetazo que creía que Johnson no poseía, el izquierdo, y no el derecho.»
«En la montaña, un poco antes del invierno caen los primeros copos, las lluvias de cristales se suceden y un manto blanco cubre poco a poco la orografía.»
«Esta mañana de mis setenta años ha amanecido en calma y sin viento.»
«Acabarían colonizando hasta el último rincón de esa vida que había aprendido a vivir.»
«¿Qué quieres que te diga?» «Que ya no me quieres.» «Pero si yo te quiero.» «No es verdad.»
«Una de las cosas que he aprendido sobre las ciudades es que las ciudades son de sus habitantes.»
«Trefan Morys es el nombre de mi casa en Gales y, a decir verdad, creo que lo más interesante es el hecho de que está en Gales.»
«Imposible decir si la mujer estaba loca en solitario y por su cuenta o si todos los demás compartían esa locura.»
«El tiempo y el espacio son dos máscaras del mismo enigma que adoptan la misma expresión en cuanto fijamos la vista en ellas.»
«Pero los veranos aún regresan, y salen las flores recogidas y adoradas no sin un nostálgico pensamiento.»
«Deseo de todo corazón que llegue el día en que la ciudad quede envuelta en llamas.»
«Estoy viviendo bajo un poderoso hechizo, el hechizo del mar.»
«Ya desde pequeño cuando miraba un mapa siempre iba a la búsqueda de una isla.»