«El 23 junio había una claridad difuminada. El cielo palpitaba de nubes grises.»
«Venecia se acurruca al amor de lumbres inadecuadas o se esconde al calor de los cafés.»
«Os sorprenderá la obra de esa pequeña inteligencia independiente, infatigable, imprevista.»
«Un relato ensayístico sobre una casa donde todo se oye, y un entorno que habla.»
«Por la mañana temprano, se despertó aún hecho una bola, con una pata agarrada al hocico que le daba calorcito y refugio.»
«El valle había desaparecido. Frente a nosotros proporciones inmensas.»
«Las noches eran distintas: la pasión no la llevaba ni la sacaba de ninguna parte. No era más que una extensión de la amargura de sus días.»
«Hay unas pequeñas rosas rosadas sobre el escritorio. Qué extraña tristeza suelen desprender las rosas de otoño…»
«La gente desbordaba la pista de baile, se desparramaba por el jardín iluminado con antorchas.»
«Como no estábamos en ningún lugar concreto podíamos ser lo que nos viniera en gana.»
«No se puede ser feliz solo por haber alcanzado una meta. El desarrollo sostenido, el movimiento es lo que da la felicidad.»
«El sentido de su vida se materializaba ante él.»
«Si te preguntáramos, tú tampoco sabrías explicar por qué la vida es cómo es. Y así tiene que ser.»
«Donde sea que mire el resto del día siempre hay un rayo de luz en las flores y las siento profundamente como parte de la presencia total de la casa.»
«Todo a punto. En pocas horas se despertarán. Palermo duerme, pero con un ojo abierto.»
«En el suelo, en un lugar difícil de alcanzar con la vista, las hojas secas ejecutaban un baile como de esqueletos.»