• portada de 'Sobre el periodismo'

  • Ficha técnica

    Título: Sobre el periodismo | Autor:  Joseph Pulitzer |  Traducción: Lucía Alaejos |  Editorial: Gallo Nero | Colección:  piccola | Género: Ensayo | ISBN: 978-84-937932-8-9 | Páginas: 144 | Formato:  11 x 16 cm. | PVP: 10,00 € | Publicación: Enero de 2011

    Foto de Joseph Pulitzer

‘Sobre el periodismo’

Joseph Pulitzer

GALLO NERO

“¿Cuál será el estado de la sociedad y la política de nuestra república dentro de 70 años, cuando algunos de los niños que ahora van al colegio aún estén vivos? ¿Conservaremos un gobierno basado en  la Constitución, en la igualdad de todos los ciudadanos ante la ley y en la pureza de la justicia, o nos gobernarán el dinero o la mafia?”Joseph Pulitzer se lo preguntaba a principios del siglo XX, cuando por su iniciativa nacía la Escuela de Periodismo de la Columbia University de Nueva York. Estaba convencido de que la respuesta dependería en buena medida de la calidad de la información. Después de un siglo, cuando el consumo de noticias ha alcanzado unos ritmos antes inimaginables, la calidad de la información resulta más decisiva aún para el bien común. Porque “nuestra república y su prensa avanzarán o caerán juntos”.

“Al periodista se les dan las claves de todos los estudios, la entrada a todas las familias y el oído de todos los ciudadanos cuando están más tranquilos y en el más receptivo de los estados de ánimo: tiene un poder de acercamiento y de persuasión superior al de un pastor protestante o un confesor católico.” Whitelaw Reid

LA ESCUELA DE PERIODISMO
DE LA UNIVERSIDAD DE COLUMBIA

Aquel que escribe, aquel que cada mes, cada semana, cada día produce el material que va a conformar el pensamiento del público es, en esencia, aquel que determina, más que nadie, el carácter de la gente y el tipo de gobierno que esa gente tendrá.

THEODORE ROOSEVELT , 7 de abril de 1904

El director de The North American Review me ha pedido que responda a un artículo publicado recientemente en sus páginas donde se critica a la Facultad de Periodismo que yo he financiado como parte de la Universidad de Columbia. Amén de atender a su solicitud, he preferido abarcar también con mi réplica otros recelos y críticas, muchos sinceros, otros banales, algunos basados en malos entendidos, pero que en su mayoría no demuestran más que prejuicios e ignorancia. Si mis comentarios a esas críticas parecieran difusos y quizá repetitivos, mi disculpa es que, lamentablemente, me veo obligado a escribir con la voz y no con la pluma, y a repasar las pruebas de imprenta con el oído y no con la vista, lo cual es una tarea un tanto ardua.
Algunos de mis críticos califican mi propósito de «visionario». Si eso fuera cierto, al menos puedo alegar que es una visión que he albergado durante largo tiempo, que he meditado muy profundamente y que he perseguido con tesón. Hace doce años le propuse mi idea a Low, el rector de la Universidad de Columbia, pero los miembros del Consejo no la aceptaron. Desde entonces, he seguido perfeccionando y organizando mis ideas, y ahora mi propuesta ha sido aceptada. Mi único afán al examinar las críticas y los recelos que he recibido ha sido el de encontrar la verdad. Reconozco que los obstáculos son numerosos, pero tras sopesarlos imparcialmente estoy mucho más convencido del éxito final de mi idea. Antes de que este siglo llegue a su fin, las facultades de Periodismo serán aceptadas por todos como una rama más de la educación especializada, tal y como lo son ahora las de Medicina y Derecho.

[Páginas del libro]