Diario de la dosis

Actas relativas a la muerte de Raymond Roussel

Narrativa

Actas relativas a la muerte
de Raymond Roussel

Leonardo Sciascia

Traducción del italiano y epílogo de Julio Reija

Gallo Nero
Madrid
Colección Piccola
Septiembre de 2010
ISBN: 978-84-937932-4-1
70 páginas
8 euros

Más información

Casi un estudio de géneros por acumulación de documentos forenses y policiales, facturas, declaraciones —o ese otro bello sinónimo: «deposiciones»—; enumeración de fármacos, relación de las vacilaciones ortográficas que se producen al enumerar dichos fármacos… Todo este material aboceta la muerte por barbitúricos (barbiatúrdicos, en otro legajo) de Raymond Roussel en Palermo, el 14 de julio de 1933.

Por eso no es gratuito detenerse en el comparativismo obsesivo que casi prefija la estructura de más de un texto de Sciascia: en una novela como El caballero y la muerte (1988) —una novelita más de interrogadores que de investigadores—, todo el discurso se arremolinaba en torno a una serie de sospechas, innuendos y pre-revelaciones a las que se llegaba «interpretando la basura»; una interpretación que obedece a una métrica interna y no a una lógica. Así, un policía saca conclusiones útiles de la variación de unas grafías en un julie love boat pokies apellido (scannatore/scanaturi = estrangulador/instrumento para amasar pasta). Sin embargo, en estas Actas relativas […], Sciascia está empeñado en el dato frío: aislante que protege la memoria, pero que protege también peligrosamente de la memoria; y parece tener dificultades para dejar de pivotar alrededor de palabras parpadeantes —Sonneril/Sonéryl— y de las deformaciones de los nombres de cuantos participan como protagonistas en los diversos documentos aportados.

Recordemos que Roussel dejó un texto, «Comment j’ai écrit certain de mes livres», en el que lega al lector una segunda posibilidad (solución) de lectura de su Impressions d’Afrique o de Locus Solus. Sciascia busca la clave de la muerte de Roussel en sus últimas horas. ¿La clave de una obra sólo está en otra obra? Como en El cuarteto de Alejandría: imposible entender la verdadera dimensión de Justine sin leerla como anécdota apenas tangente en Montoulive.

Hay que llevar una contabilidad rigurosa de los objetos y de los perros y de las ratas que merodean entre los niños en un parque; es necesario examinar todas las probabilidades de conflicto. Séneca: «¿Y si se contaran los esclavos?».